Dando la nota

Carla Bruni se pasa con el botox

La primera dama francesa, que en su día fue una hermosa modelo, Carla Bruni, ahora está a caballo entre un mimo y Nicole Kidman; lo siento pero… ¡Carla está horrenda! Desde luego Carla Bruni se ha pasado con el botox.

Carla Bruni, botixizada (foto: Gtres)

Siempre ha vivido de su físico debido a su profesión: sus labios gruesos y su expresiva mirada la llevaron a la cumbre de las modelos más bellas del Planeta pero, ¿qué queda ahora de aquella joven expresiva y hermosa? Los restos.

Decir que Bruni es fea sería injusto; su genética es atractiva y eso no se lo arrebata el mal uso del botox pero, cierto es que en sus últimas apariciones la primera dama de Francia ha abusado de la toxina y su cara parece la de un fantasma recién llegado del Más Allá.

Estirada, inexpresiva, pálida como la leche y demasiado artificial; así es Carla Bruni a sus 44 años. No quisiera que se convirtiera en una de esas celebrities que a los 60 no puede ni mover la cara pareciéndose al Joker que encarnó Jack Nicholson en 'Batman'.

[Relacionado: Carla Bruni se compara con Lady Gaga]

Ayer la pudimos ver ir a votar junto a su marido en la primera ronda de las elecciones francesas (en las que, dicho sea de paso, la izquierda se impuso) y nos quedamos a cuadros con su look. Pelo sin brillo, castaño oscuro y sin gracia alguna; una base de maquillaje demasiado pálida que hacía grumos en sus pómulos y una sombra rosada en los mismos que le quedaba mal no, lo siguiente.

Los pómulos de la ex modelo parecen los de un hámster guardando pipas y su sonrisa da bastante miedín, casi sin labio y demasiado estirada. ¿De verdad necesitaba Carla todo esto en la cara? ¿No habría sido mejor verla hacerse mayor con su belleza natural? ¿Vosotros qué pensáis?