Dando la nota

Christina Aguilera se rebela: “Estoy gorda, ¡asumidlo!”

No es fácil ser celebrity ni estar 24 horas expuesta ante los medios de comunicación y las distintas opiniones de la gente. Lucir siempre delgada y perfecta parece una obligación hoy en día pero, en ocasiones, hay estrellas que se plantan y deciden ser ellas mismas, este es el caso de Christina Aguilera.

Christina es feliz con su sobrepesoComo ya sabéis, Christina Aguilera ha sufrido varias veces el efecto yo-yo subiendo y bajando de peso sin encontrar su equilibrio. Si bien en sus comienzos era una jovencita extremadamente delgada y con una cintura de 'avispa', hoy en día es una mujerona bien entrada en carnes pero, ¿sabéis que? Christina ha decidido que es feliz pero, según cuenta en una reciente entrevista, no siempre ha sido fácil estar gordita.

"Durante la promoción de 'Stripped', en 2002, yo era una chica blanca, de ojos azules, melena rubia y muy delgada. Allí fue cuando me cansé. Empecé a comer y gané unos 7 kilos a lo largo de la promo y de la gira Stripped Tour. Cuando me presenté de nuevo ante mi sello discográfico, tenía un montón de piercings y estaba bastante más gorda; les costó mucho digerirlo".

[Relacionado: El peor look de Christina Aguilera]

El paso de los años hizo que Aguilera subiera y bajara de peso pero jamás volvió a tener la esbelta figura de sus inicios de juventud. En 2010, tras el fracaso de su álbum, 'Bionic', la junta directiva y su sello discográfico se reunieron con ella para decirle, básicamente, que su peso era un problema.

"Me dijeron que el hecho de que yo hubiese ganado tanto peso estaba afectando a mucha gente como los productores, los directores musicales… fue como una 'reunión de emergencia' pero, como yo era más joven, caí e intenté bajar peso rápidamente. Hoy les digo 'si, trabajáis con una artista gorda, ¡asumidlo!', a veces debes recordarles que no les perteneces, es mi cuerpo, no el suyo".

Sinceramente, creo que Christina ha tomado una sabia (y nada fácil) decisión aceptándose a sí misma, haciéndose respetar por la industria y trabajando duro por continuar en la música; pese a quién le pese o, mejor dicho, pese lo que pese. ¿No os parece?