Dando la nota

Sting y su esposa… ¡pillados teniendo sexo en un restaurante!

Si es que un hombre tan pasional como el cantante Sting no puede contenerse ni en un local público, el amor es lo que tiene, que te cubre de arrebatos pasionales muy difíciles de controlar; y por lo visto Sting y su esposa siguen en la flor del enamoramientos aun llevando 19 años casados, ¡qué suerte!

Sting y su esposa en un acto promocional

¿Quién dijo que la rutina mata la pasión? Si el amor es verdadero, el deseo sexual sigue intacto pasen los años que pasen y, si no, que se lo pregunten a Sting. El artista y su esposa estaban en el exclusivo local neoyorquino "The top of the standard" cuando sus ansias de sexo se apoderaron de ellos y no tuvieron mejor idea que ir a fornicar al lavabo.

Obviamente, cuando los dueños del local se percataron del espectáculo sonoro que la pareja estaba ofreciendo en los retretes, no dudaron en picar a la puerta para cortarles el rollito pasional y hacer que acabaran de saciarse mutuamente.

Lejos de avergonzarse, cuando la prensa le ha preguntado a Sting por la bochornosa (aunque divertida) situación, el cantante ha respondido con una sonrisa pícara: "Solo estábamos inspeccionando los baños", al menos, lo toma con humor.

[Relacionado: Sting ya es abuelo]

El matrimonio lleva junto 19 años y tienen cuatro hijos en común así que, personalmente, me encanta que esta pasión arrebatadora les envuelva todavía. Tanto el cantante como su mujer han admitido ser muy liberales sexualmente y muy juguetones en la cama. Les gusta disfrazarse, practicar el sexo tántrico y usar juguetes eróticos. Sting ha comentado que "me encanta vestirme para ella y que ella se vista para mí, cuando nos miramos solo hay romance", ¿no es acaso esto lo que todos buscamos?

En definitiva, a pesar de que en esta ocasión les pillaron, la pareja disfruta de la vida segundo a segundo y nunca dejan de amarse y respetarse así que, ¡espero que esta pasión les dure, como mínimo, 19 años más!