Información confidencial

Celebrities y paparazzi: una relación mal avenida

Los fotógrafos se han convertido en enemigos públicos, aun siendo a veces títeres de individuos poderosos y casi intocables. Las estrellas no guardan las formas como antaño y hacen todo lo posible para neutralizarles. Unos recurren a la justicia y otros cortan por lo sano haciendo gala de su violencia. Los casos que procedo a presentaros son muy llamativos. Muy atentos a ellos.

Pippa Middleton, Hugh Grant y Robert Pattinson.

Pippa Middleton

La 'hermanísima' de la duquesa de Cambridge está hasta el gorro de los fotógrafos que acampan en el exterior de su vivienda. Según el redactor jefe de fotografía de 'The Daily Mail', Paul Silva, Pippa es inmortalizada alrededor de 400 veces al día. Tanto agencias como 'freelance' siguen detenidamente sus pasos y, por tanto, no es de extrañar que a veces luzca unas ojeras espantosas (recordemos que fue víctima del escarnio público por un reciente material gráfico).

"En este momento tenemos una situación en la que debe haber unas nueve o diez agencias fuera de su casa todos los días (...) Sale a tomar un café o vuelve a casa y recibe unas 300 ó 400 fotos ese día"
, revelaba Silva, tal y como recoge la agencia Reuters. Increíble, pero cierto.

Hugh Grant

Más combativo que Pippa es su compatriota Hugh Grant. El actor no tolera los dudosos métodos de la prensa británica. Víctima de las escuchas ilegales de 'News of the World', también ha sido el primero en demandar a 'The Daily Mail' por pincharle presuntamente su teléfono y desvelar en 2007 su crisis amorosa con la escritora y periodista Jemima Khan.

Además, célebres son sus encontronazos con los fotógrafos. En este sentido, recientemente declaró: "Hay dos tipos de paparazzi: los que están en nómina de los periódicos, que pueden llegar a mostrar un mínimo de decencia en ocasiones, y los que trabajan por su cuenta. La policía cree que estos reclutan gente con antecedentes criminales, y no tienen piedad porque el botín es muy alto. Sospecho que son estos segundos los que seguían a la princesa Diana". ¿No es demasiado exagerado recordando el accidente mortal de Lady Di?

Robert Pattinson

El protagonista de la saga 'Crepúsculo' dijo en su día que odiaba la fama. También odia las vaginas, pero eso es capítulo aparte. Tamaña animadversión surgió hace años y ha ido 'in crescendo', por lo que un gremio entero se la tiene jurada. Él pone malas caras y sus perseguidores le devuelven insultos.

En julio de 2010 Pattinson protagonizó un espectáculo bochornoso. Cuando salía de un club nocturno situado en Venice, California, los 'flashes' le deslumbraron y perdió los nervios. Pidió reiteradamente a los paparazzi que le dejaran en paz y la disputa requirió de intervención policial. Al día siguiente, los periódicos de medio mundo le linchaban por sus malas pulgas.

[Relacionado: Las bodas del 2012]

Miley Cyrus, Amy Winehouse e Iker Casillas.

Miley Cyrus

La joven cantante nunca ha utilizado la fuerza bruta para cargar contra los paparazzi, pero sí les ha dedicado todo tipo de improperios. Estos han sido testigos privilegiados de su intermitente relación con Liam Hemsworth.

La otrora Hannah Montanah ha tachado a sus incómodos perseguidores de "bastardos" y "cabrones muy listos". En un 'tuit', publicado el pasado 13 de octubre, se quejaba de que no había podido disfrutar junto a su chico de una jornada 'playera' en Malibú. "No tenía ni idea de que nos estaban fotografiando. Esto realmente apesta, porque ese día era para mí y para Liam, no para el mundo".

Amy Winehouse

La fallecida Amy Winehouse tampoco era amiga de los paparazzi. Muchos de ellos, chantajeados por sus empresas, buscaban a toda costa fotos que dejaran en mal lugar a la diva, que cayó en desgracia por sus excesos con las drogas y el alcohol. Harta de tantos abusos, en 2008 agredió a un reportero que no se movía de la puerta de su casa.

Ahora bien, la justicia amparó siempre a Amy. Una orden judicial prohibió al equipo de la agencia Big Pictures fotografiarla en las inmediaciones de su hogar y en otros lugares públicos. "Cada vez que se subía al coche, la zarandeaban o la perseguían", declaró en 2009 uno de sus amigos al rotativo 'The Guardian'.

Iker Casillas

En España los paparazzi también tienen conflictos con los famosos cada dos por tres. Sin ir más lejos, el guardameta del Real Madrid y capitán de la Selección Española fue tachado el pasado mes de noviembre de "respondón" por increpar a dos reporteros. Ambos le vigilaban desde un coche cuando salía de su casa en compañía de su novia, la periodista Sara Carbonero.

Ni corto ni perezoso, Casillas grabó con su teléfono móvil a sus verdugos. "No soy un terrorista. Yo no gano dinero con vosotros y vosotros conmigo, sí", les recriminó. Uno de ellos respondió: "Te grabamos porque eres el mejor portero del mundo y tienes una novia muy guapa".

¿Han traspasado todos los límites éticos los paparazzi? ¿O los famosos disfrazan la realidad para empañar su imagen? ¿Pueden escaparse de los 'flashes' quienes no tienen reparos en vender su vida a las revistas del corazón?