Información confidencial

Jennie Garth renace después de su divorcio

Desde que Jennie Garth rompió sus once años de matrimonio con Peter Facinelli, mucho se ha especulado sobre su vida amorosa. Al principio pensábamos que había rehecho su vida con el fotógrafo de las estrellas Noah Abrams y más tarde cruzamos los dedos para que el reencuentro con su compañero de  'Sensación de vivir' Luke Perry derivara en una relación. Sin embargo, ella mismo se ha encargado de aclarar en la revista 'People' que no quiere hombres... de momento.

Jennie posa monísima en la portada de 'People'.

"2012 ha sido el año de mi renacimiento como persona por la ruptura con lo negativo y con todo ese dolor asociado con el tiempo anterior", desvelaba Garth a la revista.

Jennie tiene tres hijas fruto de su matrimonio con Facinelli: Luca, de catorce años; Lola, de nueve; y Fiona, de cinco. Hasta ahora creíamos que su divorcio había sido bastante civilizado, pero, lejos de salvar su pasado, está obsesionada con mirar al futuro.

[Relacionado: ¿Por qué piensan que Jennie Garth y Luke Perry son novios?]

Junto al actor de 'Crepúsculo' vivió un auténtico calvario y sus posados en las alfombras rojas eran más falsos que la anatomía de Cher. "Pasé un par de años depresiva en la cama y diciéndome a mí misma: 'No puedo respirar ese dolor'. Físicamente no me veía mejor y mentalmente no me sentía tampoco mejor. Estaba haciendo todo lo posible para ser una buena madre, pero eso era todo lo que podía dar". ¡Vaya dramón!

Para la rubia es "extraño y emocionante" tener citas con hombres, aunque se ha vuelto alérgica al compromiso y da calabazas a la primera de cambio. Está claro que no padece el síndrome 'Jennifer Aniston', que te obliga a aferrarte al primero que te ría la gracia (permitidme esta maldad, no me podía resistir).

Su sobrepeso parece que se lo ha pasado a Lady Gaga, ya que en un tiempo récord ha adelgazado 14 kilos. Pero ella, muy pérfida, no nos da el secreto de su dieta y vuelve a insistir en que el milagro lo ha obrado su liberación de "fuerzas negativas".

"Definitivamente es el mejor momento de mi vida. Incluso con altibajos estoy feliz. Agradezco estar viva", añade Jennie, imbuida por el espíritu 'flower-power' que le hace ver todo de color de rosa a sus 40 años. Me gusta su filosofía la verdad, da la sensación de que pasa olímpicamente de la crisis que se avecina a esta edad.

[Y además... Jennie luce tipazo en bikini]

¿No es un poquito exagerada Jennie a la hora de hablar de su matrimonio? ¿Por qué pensáis que no se divorció si era tan infeliz? ¿Esperáis una respuesta contundente por parte de su ex?