Información confidencial

Letizia, una ‘mina de oro’ para las revistas francesas

Nuestro país vecino eliminó la monarquía por las bravas hace más de dos siglos. Sin embargo, aunque a priori parezca sorprendente, las mujeres francesas han hallado su referente en la Familia Real española. Según informa Vanitatis.com, a través de su blog PrincesaLZ, al otro lado de los Pirineos, Letizia Ortiz vende revistas como churros cada vez que sale en una portada y ha hecho sombra a la mismísima Carla Bruni, recientemente desposeída de su título de primera dama.

Letizia, todo un referente para los franceses.


Resulta paradójico que por estos lares pongamos a caer de un burro a la princesa y en Francia haya recibido el calificativo de "salvadora". Hace dos meses, 'Point de Vue' le dedicaba un extenso reportaje titulado "Letizia, al rescate de la Familia Real", citando sus visitas a la isla del Hierro o a Fitur de ejemplos de cómo actuar en público. Ver para creer.

Los estilismos de Letizia, bajo el sello de su adorado Felipe Varela, causan furor en tierras galas. Se ponga lo que se ponga, siempre es elogiada y, mientras que nosotros tachamos de excesivas sus operaciones estéticas, los franceses aplauden sus esfuerzos por estar guapa.

[Relacionado: ¿Es Letizia la más profesional de la Casa Real?]
[Y además... ¿Detestaba Letizia al mejor amigo de Felipe?]

La experiodista hizo correr ríos de tinta en 2003 cuando en su pedida de mano interrumpió a Felipe. Tan solo dos palabras, "déjame hablar", enfurecieron a los monárquicos más conservadores. Pues bien, en Francia alaban su aplomo y creen que "una mujer con carácter" siempre es mejor que un "florero". ¡Menuda diferencia!

El caso Urdangarín y la polémica cacería del Rey en Botsuana también ha reforzado la imagen de la consorte
. Ha resistido y ha vencido cerrando el pico a quienes preferían a sus cuñados.

Al margen de la revista '¡Hola!', siempre respetuosa con la Familia Real, ningún medio español ensalzaría tanto a Letizia. Por tanto, ¿pensáis que las críticas se deben a la envidia? ¿Por qué nos cuesta tanto a los españoles admirar a una princesa de orígenes plebeyos?