La duquesa de Alba se enfada con Fran Rivera

Según informa Diez Minutos, la duquesa de Alba ha retirado la palabra a su yerno favorito, Fran Rivera. El distanciamiento se debe a las intenciones del diestro de arrebatar la custodia de la pequeña Cayetana a su ex, Eugenia Martínez de Irujo.

Fuentes cercanas a Eugenia aseguran que está "destrozada anímicamente" por la batalla judicial que se le avecina. Por una vez, su progenitora le ha dado la razón y ha antepuesto los lazos sanguíneos.

"Esto no ha hecho más que empezar. La duquesa es la mejor y más generosa del mundo, pero como le hagas alguna faena, y más a alguien de su familia, olvídate de ella para siempre", comentaba un amigo de la familia.

[Relacionado: Eugenia Martínez de Irujo, la aristócrata rebelde]

Cayetana, de doce años, abandonó su colegio bilingüe al que acudía en Pozuelo de Alarcón (Madrid) para trasladarse a un internado londinense. Transcurrido un año, la adolescente pidió encarecidamente a su padre que se la llevara a Sevilla y éste ha acatado sus órdenes.

Fran y Eugenia han mantenido una relación amistosa por el bien de su primogénita y jamás han dado escándalos. Pero esta vez el hijo de la fallecida Carmina Ordóñez ha tomado una decisión unilateral que obligará a los jueces a mediar.

No solo la duquesa apoya a Eugenia. Sus hermanos han declarado la guerra también a Fran por esta jugarreta. Y uno de los más beligerantes es Cayetano Martínez de Irujo, conde de Salvatierra, que siempre hizo gala de su cariño hacía su ex cuñado.

[Y además... La luna de miel parisina de Cayetana de Alba]

Algunas voces señalan a Lourdes Montes, la prometida de Fran, como la causante de tanto malestar. Sea como fuere, parece difícil que este padre coraje se salga con la suya, ya que hasta los catorce años los menores no pueden elegir con qué progenitor quedarse.