Las hijas de Obama estudian en un colegio donde se mueve droga

En plena campaña preelectoral americana, demócratas y republicanos se intentan desprestigiar mutuamente y utilizan para sus fines a la prensa sensacionalista. `National Enquirer´ ha publicado que en la escuela donde estudian las hijas del presidente Barack Obama, la Sidwell Friends School de Washington, los adolescentes prueban drogas sin el más mínimo rubor y mantienen relaciones sexuales.

Malia y Sasha son dos niñas ejemplares y sus resultados académicos rozan la excelencia. La primera, de 14 años, acaba de empezar sus estudios secundarios, mientras que la segunda, de 11, ha empezado el sexto grado.

[Relacionado: Scarlett Johansson apoya a Barack Obama]

Ningún periodista ha podido difundir un escándalo de las pequeñas, pero el "sórdido" ambiente estudiantil en el que, supuestamente, se hallan ambas ha servido para vender carnaza. Y de qué manera.

"El problema en la escuela ha molestado tanto a Barack como Michelle. Algunos amigos les han sugerido que las niñas reciban clases en la Casa Blanca, pero los Obama quieren que la educación de las niñas sea lo más normal posible. No quieren que sean educadas en casa", comentaba una fuente.

Un exalumno del polémico centro ha revelado a `National Enquirer´ que vio a compañeros "esnifar cocaína, fumar marihuana, drogarse y emborracharse". Para más inri, insinúa que los profesores hacen la vista gorda porque los jóvenes viven "en grandes mansiones" y, por tanto, pueden ser víctimas de la venganza de sus poderosos padres.

[Y además... Michelle Obama: "A veces siento que Barack no me quiere"]

"Aunque las niñas de Obama son inteligentes, van a encontrarse en situaciones en las que los amigos de la escuela les van a obligar a experimentar con drogas", añadía el citado exalumno.